Año nuevo japonés

Publicado por & archivado en cultura.

 Año nuevo japonés

Para los japoneses la festividad más importante es el año nuevo, un tiempo para descansar, comer  delicioso, compartir con la familia y agradecer a los dioses. Lleno de símbolos y tradiciones, el año nuevo japones se celebra  durante tres días, teniendo cada día una connotación especial.

Época de una pequeña pausa,  los tres primeros días del año son feriados, por lo que la gran mayoría de trabajadores están de vacaciones y las tiendas cierran sus puertas. El 31 de diciembre –antiguamente el fin de año  coincida con el calendario chino pero desde 1873 se adecuado al estilo occidental- las preparaciones empiezan desde temprano, como se considera de mala suerte cocinar en estos días, se preparan deliciosos platillos con anticipación y  se almacenan en cajas de obento especiales llamadas jūbako. Las comidas de estos días no solo se escogen por su sabor, también por su nombre, y se busca que su combinación traiga buena suerte, algunos platos típicos de esta época  son:

• Daidai, naranja amarga. Simboliza los buenos deseos para los niños en el nuevo año.

• kuromame, semillas de soja negras dulces que significan salud

• tai besugo rojo, su nombre suena como la palabra “favorable”.

• datemaki mezcla de pasta de pescado con gambas machacadas que simbolizan el deseo de días prósperos.

• kamaboko, pasta de pescado a la parrilla, se presenta en colores rojo y blanco, como la bandera japonesa

• langostinos en brocheta macerados con sake y salsa de soja: para poder “trabajar toda la vida hasta que se doble la espalda como a un langostino”.

• nishiki tamago, rollo de huevo, el amarillo simboliza el oro y el blanco, la plata.

El 31 de diciembre también es día de una limpieza profunda,  se airean las alfombras y tatamis, se cambian los papeles de las puertas corredizas dejando todo impecable, el objetivo es dejar lo viejo atrás y dar espacio para la abundancia del nuevo año. En la noche una gran cena en familia y las 108 campanadas de los templos -para alejar los 108 pecados – dan la bienvenida al nuevo año. Además la NHK,  emite su famoso espectáculo Kōhaku Uta Gassen uno de los programas de televisión con más audiencia del año, en el que los cantantes más famosos del país se dividen en dos equipos (las mujeres en el equipo rojo, y los hombres en el equipo blanco) y el objetivo es ganarse al público.

El primero de enero la tradición manda ir a visitar el templo, allí la gente entrega viejos talismanes para ser quemados y compra nuevos como protección para el año que empieza, aunque ya no es tan popular, muchas personas se reúnen para ver el primer amanecer del año y realizar algunos rituales de la religión sintoísta. Las tarjetas de felicitación enviadas con días y a veces con semanas de anterioridad llegan a las casas en una súper entrega especial que hace el correo.

El dos de enero es para  la limpieza del cuerpo, largos baños y juegos en familia como elevar cometas, jugar cartas o el hanetsuk  el cual la versión japonesa del  bádminton, ocupan a las personas.

El tres de enero y último día de la celebración es para no hacer nada,  tal como lo indica su nombre neshōgatsu, cuya traducción literal es “gastar los primeros días del año no haciendo nada salvo dormir”, y así se cierra este recibimiento de un nuevo y prospero año al estilo japonés.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Te recomendamos:

 

bufandas y cojines personalizadas