Host, mucho mas que un anfitrion

Publicado por & archivado en cultura.

Host

No es un club social, no es un restaurante, no es un bar, no es una casa de citas, un host es una mezcla muy particular de todos los anteriores que no se parece a nada.

Los host clubs son lugares en Japón donde los clientes pagan por tener compañía. La compañía no implica sexo, sino un tratamiento de rey con muchos halagos, agradable conversación y modales impecables.

La idea de pagar por compañía está muy arriesgada en la cultura japonesa desde siglos atrás, este el caso de las geishas, aun así esto siempre se considero un típica diversión masculina, ahora con las mujeres en una posición más igualitaria tanto social como económicamente los clubs para chicas  han entrado al mercado. Si en los Kyabakura trabajan las kyabajo haciendo compañía a los hombres, en los host club trabajan los hosto haciendo compañía a las mujeres.

Por lo general los hosto o anfitriones suele ser chicos jóvenes de peinados llamativos  y cuerpo esbelto –entiéndase delgado- vestidos con traje de marca, aunque en los últimos años los host clubs se han diversificado ofreciendo  muchos tipos de hosto, y  hay clubs especializados en gordos, calvos o transexuales.

Ser un buen  hosto  es mucho más que verse guapo, un anfitrión debe ser extrovertido, hablador, empático y comportarse como un caballero, el objetivo del hosto es enamorar a su clienta para que vuelva y consuma lo más posible. Una característica que todo hosto debe tener  es ser muy fuerte bebiendo alcohol, ya que normalmente su salario se basa en una comisión por los tragos que consiga vender el club para el que trabaja.


Una noche en un host empieza con el “nampa” que es cuando los hostos de menor rango ligan a una clienta en la calle y la conduce al club- por supuesto también hay  mujeres que llegan directamente- , una vez la clienta ingresa existen dos modalidades, en la primera dependiendo de la bebida que se consuma le será asignado un anfitrión, entre más cara la bebida mejor el host -tiene un ranking y un catalogo-  o se puede contratar directamente a un host en especifico y pagar la tarifa completa que cuesta tenerlo. Asimismo existen especiales  como “la llamada de la champaña”, el licor más caro, donde por un momento –el descorche de la botella- la chica tiene la atención de todos los anfitriones del lugar.

El negocio en el club no incluye de ninguna manera sexo, pero siempre se ha existido el rumor de que algunos hosto dejan la puerta abierta a la posibilidad, haciendo citas aparte con sus clientas que les retribuyen con esplendidos regalos, aun así esto es algo que nunca se admite públicamente.

Asistir a un host  es un gusto costoso, ya que  dependiendo de la categoría del club y de la popularidad del anfitrión una sola noche puede salir  entre 500 y 50.000 dólares, los hostos famosos son como superestrellas y así mismo es su salario. Pese a esto muchas mujeres no temen gastar su dinero en los clubs y el negocio ha crecido muchísimo, aunque dicen  los  chismes  que  la industria está dominada por los yakuzas, es decir la mafia.

Una muestra de la expansión del mercado de los host es las publicación que han nacido en torno a este mundo, revistas especializadas como Men’s egg, Men’s knuckle o Men’s yukai  muestran fotos y entrevistas de los anfitriones más populares, así como tips de vestuario y etiqueta.  Lo interesante es que tanto hombres como mujeres leen estas revisitas, las mujeres para deleitarse con los anfitriones,  los hombres para aprender trucos de cómo conquistar chicas de los profesionales.

¿Te animarías a ir un host? ¿Te gustaría trabajar de anfitrión? Algunos occidentales han logrado borrar las barreras culturales y disfrutar de la experiencia.

Comparte este artículo:

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Ouran High School Host Club - Kinirokay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Te recomendamos:

Aviso 1

pauta web 200x200px

Aviso 2

 

Aviso 3

 

Aviso 4