kimono , belleza imperecedera

Publicado por & archivado en cultura.

kimono

El más tradicional de los trajes japoneses, una pieza que los identifica a nivel mundial, haciendo una conexión entre el remoto pasado y la vibrante modernidad, eso es el kimono. No obstante ya no solo es para los japoneses,  muchos occidentales se han aventurado a lucirlo y  otros tantos sueñan con tenerlo en su armario.

Nacido a partir de la influencia de la moda china en el siglo V, el kimono se caracteriza por ser un traje que envuelve al cuerpo formado una silueta recta que cubre hasta los tobillos, con mangas largas y ajustado por un gran cinto llamada obi. Para completar el atuendo se utilizan los geta (zapatillas de madera) o los zori (sandalias bajas hechas de algodón y cuero) además de los  tabi  (calcetines blancos).
El obi  o fajín  no solo es un elemento decorativo, también sirve para darle soporte a la espalda, lo que permite que estar sentado en el piso con mayor facilidad –posición natural para los japonés que no utilizan muchos muebles- de igual forma la falta de costuras y botones del  kimono evita las molestas tallas.

Actualmente la moda occidental  ha logrado desplazar al kimono en el día a día de los japoneses, pero esto no implica que haya desaparecido. El kimono sigue vigente y es un pieza obligada para ceremonias, días festivos y algunas celebraciones como bodas o eventos religiosos.

Muchos piensan que solo existe un tipo de kimono pero esto no es cierto, esta prenda de vestir tiene muchos estilos y ha evolucionado con el tiempo. Existen kimonos espaciales para vestidos de novia, algunos que solo se usan en los ritos religiosos o en los entierros y otros más ligeros para el verano llamados yukatas.

Saber elegir el kimono correcto es una parte fundamental de la etiqueta. No todos los kimonos son para todas las personas, se debe saber escoger el color – que va de acuerdo con la estación- la forma y el estilo para no quedar en vergüenza, por ejemplo  que una mujer soltera use mangas largas hasta los tobillos está bien, pero no sería lo correcto para  una mujer mayor o casada.

A diferencia del estilo occidental donde las mujeres se afanan por mostrar sus pechos, la sensualidad en el kimono se expresa en la espalda -para los japoneses  una de las partes más eróticas de cuerpo es el cuello- razón por la cual las mujeres más osadas dejan caer sus kimonos hacia atrás dejando ver su piel.  Las geishas, quienes viven aferradas a la tradición lucen espectaculares kimonos de seda que resaltan sus cuellos pintados en sensuales escotes.

De las más bellas sedas, a muchos kimonos se les considera obra de arte que se pasean por las calles, y su proceso de cuidado y conservación puede resultar muy costoso, aun así se dice que su refinado corte y singular forma de envolver el cuerpo es una alternativa que no se puede dejar pasar por alto.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Te recomendamos:

Aviso 1

pauta web 200x200px

Aviso 2

 

Aviso 3

 

Aviso 4