Placer culposo

Publicado por & archivado en Ojo Critico.

placer culposo

Tenemos que reconocerlo en el manga y el anime como en todo en la vida hay cosas buenas y cosas malas, no por el hecho de ser animación tiene que ser siempre una obra de arte; siendo sinceros debemos admitir que hay muchas series que no son precisamente joyas de la narrativa contemporánea y en el  mercado rondan muchas historias de pacotilla. Con el volumen de publicación existente es normal que se desarrollen muchos productos comerciales sencillos, diseñados para vender sin que el contenido sea el mejor, lo cual es entendible ya que al fin y al cabo es un negocio; por eso de la misma forma que existe el caviar y las hamburguesas o la champaña y el vino espumoso, de igual forma existen series que se vuelven clásicos y otras que son relleno.

El problema resulta en que estas series que muchas veces catalogamos como relleno se nos convierten en “placeres culposos”, es decir algo que disfrutamos pero que nos da pena admitir, de la misma forma que pretendemos comer comida chatarra y estar saludables, nos volvemos adictos a series de mala calidad .Uno sabe que lo que está viendo no es la gran maravilla, que puede ser hasta ridículo, igual no logras desapegarse, te atrapan como un pulpo; aunque cuidado nadie se puede enterar que la veo, perdería estatus, perdería credibilidad, seguramente se burlarían, qué pena que se den cuenta que veo esto, por favor que ningún conocido me pille con un manga así.

Placeres culposos hay muchos, cualquier cosa que disfrutas pero no podrías nombrar en voz alta entra en la categoría, tienes claro que es terriblemente malo pero deliciosamente adictivo y no se limita al anime también sucede con la música, el cine, los libros etc. ¿O quien no se a sentido seducido por una canción popular, un libro de chistes verdes o una película estúpida?. Esta es la explicación por la cual esos programas de los que todo el mundo habla mal tienen tanto rating, simplemente todos los criticamos pero igual todos los vemos, no salen del aire porque son rentables y secretamente todos caemos en sus garras.

¿Y qué pasa si me veo los power rangers? ¿Y qué pasa si tarareo alguna canción del charrito negro? ¿Y que si lloro con Josemiel?, soy capaz de admitirlo ¿si, no? .Por supuesto todo es cuestión de gustos, por ejemplo para algunos el anime es un pecado culposo, lo ven pero temen ser juzgados, para los frikis algunas series son pecados culposos, para los amantes de la literatura algunos géneros son pecados culposos, como los libros de autoayuda o las novelas románticas. El caso es que igual los disfrutamos y no deberíamos sentirnos mal por esto, hay días en que uno esta de ánimo para sentarse a leer a Kafka y otros en los que se ríe con Condorito, hay días para comer ensaladas y otros para embadurnarse de chocolate. Ahora dinos ¿Cuál es tú placer culposo? mira algunos

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Te recomendamos:

Aviso 1

pauta web 200x200px

Aviso 2

 

Aviso 3

 

Aviso 4